viernes, 15 de abril de 2016

Insomnium - Shadows of the dying Sun

Tal vez éste sea uno de mis discos favoritos. Me cuesta imaginar que el death metal melódico pueda ir mucho más allá, aunque pensé lo mismo con el disco anterior de este grupo, One for sorrow. Craso error. Insomnium siempre sorprenden, y lo hacen en el buen sentido. 
Con Shadows of the dying Sun, su sonido se ha vuelto más asequible y eso, al menos creo yo, es algo a agradecer. Las melodías, que cada vez tienen un aire más etéreo (sin olvidar la agresividad consustancial al género), mesmerizan. Al mismo tiempo, muchos de los temas, en su inmersiva progresión, pueden alcanzar cimas que bien podrían definirse como épicas. Eso sí, aquí no hay nada artificioso ni recargado. No encontraremos aditivos, como grandes coros, orquestaciones, o elementos folk, lo que le confiere una cualidad de pureza e inmediatez. Las letras se centran en la angustia de la existencia y en el hecho de decidir, la brevedad de la vida y el sentimiento de orfandad bajo un cielo en el que no hay más que estrellas, entre otros temas, PERO... Hay un gran pero aquí, y es que, entre todo ello, reina un sentimiento de que hay luz, si bien ésta no es explícita. A pesar de todo ese existencialismo que envuelve al disco, éste no nos deja precipitarnos a la desesperación absoluta. Interpreto que esa luz es la búsqueda de conocimiento, y nuestra libertad para hacer que esa vida efímera cuente. Al menos, es la sensación que me invade cada vez que escucho este álbum. 
Si tuviera que destacar algunos temas, mencionaría The Primeval Dark, While we sleep, Ephemeral, The River, la "bonus" Out to the Sea o The Promethean Song. Es precisamente esta última la que más me ha impresionado.
En fin, aquí tenemos una verdadera maravilla, que recomiendo sin reservas.

2 comentarios:

  1. Aquí, la catetilla de turno no lo conocía.
    Me alegro por tu vuelta.
    Un abrazoooo.

    ResponderEliminar